DESARROLLO ECONÓMICO
EDUCACIÓN
FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL
SALUD Y AMBIENTE

Según lo previsto por la Ley, este viernes 20 de mayo terminó el plazo de negociación directa de la Convención Colectiva entre Cerro Matoso y Sintracerromatoso y no se logró ningún acuerdo, debido a la indiferencia de los negociadores sindicales frente a la delicada situación financiera de la empresa que reportó pérdidas, en el trimestre enero - marzo de 2016, por USD$27 millones.

El sindicato presentó un pliego de peticiones que implica un aumento de USD$12 millones en costos de mano de obra. “En medio de este panorama tenemos que ser realistas. No podemos asumir compromisos laborales que superen nuestra capacidad económica, que pongan en riesgo la sostenibilidad de nuestra empresa y que generen inestabilidad laboral”, expresó el presidente de la empresa, Ricardo Gaviria.

Al cerrarse el ciclo de conversaciones, el presidente Gaviria manifestó que, “la decisión de Sintracerromatoso de convocar la huelga de trabajadores, aunque es un derecho permitido por la ley, sumado a las condiciones actuales de mercado, va contra la estabilidad laboral de los empleados de la empresa, la calidad de vida de sus familias y atenta contra la solidez económica del Alto San Jorge”.

En la asamblea convocada por el sindicato para el próximo viernes 27 de mayo se votará la huelga o si un Tribunal de Arbitramiento entra a dirimir el conflicto laboral. “Una huelga no es un buen negocio para nadie. Al suspenderse todos los contratos de trabajo y de suministros los primeros afectados son los empleados, sus allegados y alrededor de diez mil familias más que dependen de manera indirecta de la operación de la compañía. Además, activar un plan de contingencia para preservar los hornos y demás equipos genera costos que agravarían la situación”, señaló el señor Gaviria.

Fundación Cerro Matoso, Todos los derechos reservados