DESARROLLO ECONÓMICO
EDUCACIÓN
FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL
SALUD Y AMBIENTE

La Fundación Cerro Matoso, en alianza con el Sena, desarrolló durante el mes de octubre, un programa de capacitación en “Promoción en Procesos de Participación y Gestión Ambiental Comunitaria” dirigido a líderes comunitarios de cuatro comunidades rurales del municipio de Puerto Libertador, beneficiarias del Proyecto de abastecimiento de agua apta para el consumos humano en ocho comunidades aledañas a la operación de Cerro Matoso.

Con este curso se fortalecieron los comités de agua, saneamiento y salud de las comunidades de Buenos Aires, La Odisea, Centro América y Torno Rojo del municipio de Puerto Libertador, capacitando 35 líderes de las diferentes organizaciones de base de estas comunidades.

Con la formación recibida los participantes podrán generar procesos de educación, participación y gestión ambiental y empoderamiento de las comunidades, para actuar como dinamizadoras de su propio desarrollo en temas relacionados con la planificación ambiental y estructuración de proyectos ambientales, el manejo de residuos y la participación ciudadana.

Cada año son más los jóvenes del Alto San Jorge que aspiran ingresar a la universidad. En muchos casos, las dificultades económicas y la falta de información académica no les permite cumplir este sueño. Para transformar esa realidad, hace siete años nació la Feria de oportunidades, evento donde se brinda información de la oferta académica regional y las opciones financieras existentes para facilitar el acceso a la educación superior.

Con más de 1.000 estudiantes de grado 11° de las instituciones educativas urbanas y rurales de Montelíbano, Puerto Libertador, La Apartada y San José de Uré, el 16 de octubre se realizó la Feria de oportunidades 2014, evento que reunió a 15 instituciones de educación superior: Universidad de Córdoba, de Antioquia, Nacional, Pontificia Bolivariana, del Sinú, Cooperativa de Colombia, CECAR, Instituto San Agustín, SENA, Politécnico Jaime Isaza Cadavid, INDESCOR, EDUPOL, Fundación Universitaria Luis Amigó, Fundación Universitaria Remington, Instituto de Lenguas  y tres entidades que ofrecen créditos educativos, entre ellas, el ICETEX.

Adicionalmente, la feria ofreció un ciclo de conferencias: para los estudiantes, dirigidas a fortalecer su proceso de elección vocacional;  para los docentes,  enfocadas en  fortalecer su papel como orientadores de los procesos vocacionales de sus alumnos.
 
Para Morin Valencia, Coordinadora del Plan de Apoyo Educativo, PAE: “Este evento va anudado al proceso de orientación vocacional, es como el cierre del acompañamiento que se ha dado a las diferentes instituciones educativas y estudiantes”.

La Fundación Cerro Matoso contribuye a la sostenibilidad de los procesos educativos, dejando capacidad en 207 docentes que atienden a 5.776 estudiantes de Montelíbano.

Con el objetivo de fortalecer la labor pedagógica de 207 docentes de las instituciones educativas CESUM y San Jorge, se desarrollaron 14 talleres en herramientas didácticas,  imaginario educativo, ruta pedagógica, evaluación por competencias, plan de estudio, plan de área y malla curricular. Para validar la aplicabilidad de las herramientas adquiridas en estos talleres, se inició acompañamiento en el aula por parte de expertos externos en pedagogía.
 
En este proceso, los docentes están alineando su currículo a las competencias cognitiva, laboral y ciudadana exigidas por el Ministerio de Educación Nacional, con ello se busca formar personas íntegras y competentes para la sociedad.
 

Ser un estudiante destacado en el colegio, recibir una beca para educación superior y conseguir que tu proyecto de grado sea financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, ¡sí, es posible! Con dedicación y perseverancia Juan Fernando Martínez beneficiario del Plan de Apoyo Educativo - PAE, lo ha logrado y continúa trabajando para que sus sueños trasciendan fronteras.
 
La historia de vida de este cordobés nacido en Puerto Libertador es una de esas experiencias que motivan a seguir aportándole a la educación de niños y jóvenes de la región pues así como él mismo manifiesta “hay que estar motivados para continuar estudiando, la educación superior es una herramienta clave para reducir la pobreza. Si se tiene curiosidad y motivación, claro que cualquier joven puede ingresar a este tipo de investigaciones.”
 
Juan Fernando adelanta su tesis de pregrado en Biología en el Centro Internacional de Agricultura Tropical - CIAT, una institución con base en Cali (Colombia),  que tiene como objetivo reducir el hambre y la pobreza buscando mejorar la nutrición humana en los trópicos mediante la investigación que aumente la eco-eficiencia en la agricultura. La financiación que recibe de la Fundación Bill & Melinda Gates es a través de la iniciativa Exploraciones de Grandes Desafíos (Grand Challenges Explorations), que apoya la investigación innovadora en salud y desarrollo mundial.

Con su equipo de trabajo, bajo la coordinación de los investigadores Paul Chavarriaga y Roosevelt Escobar, están buscando desarrollar una alternativa para propagar la yuca por medio de semillas sintéticas, que consiste en encapsular embriones somáticos que son estructuras que se generan de manera in vitro, clones de los padres, y que poseen la capacidad de generar plantas enteras y así poder garantizar cosechas sanas.

Funcionarios de la unidad de salud y ambiente de la Fundación Cerro Matoso participaron en la primera feria ambiental “Bijaguera” que se llevó a cabo en el municipio de Puerto Libertador, Córdoba, el viernes 26 de septiembre de 2014. La feria fue organizada por los estudiantes del programa técnico en manejo ambiental del Complejo Tecnológico para la Gestión Agroempresarial del SENA, regional Antioquia, con el objetivo de fomentar cultura ciudadana para la conservación del ambiente.

La Fundación Cerro Matoso compartió sus buenas prácticas ambientales, a través de la experiencia en biotecnología validada en el Parque Ecológico de Montelíbano con cinco abonos orgánicos producidos por la hormiga arriera: Hormigaza, Hormicompost, Hormitierra, Hormitriple y Fertihormiga. La Fundación produce cerca de 200 kilos semanales de abonos ciento por ciento orgánicos en el Parque Ecológico de Montelíbano, los cuales se vienen utilizando hace dos años en los jardines del parque con excelentes resultados.

Con la experiencia se buscó enseñarle a la comunidad del Alto San Jorge en general que mediante el uso de este abono orgánico se ahorra dinero y se evita contaminar el ecosistema, como puede suceder con el uso de algunos fertilizantes químicos. La idea es que comiencen a utilizarlo y a multiplicar sus experiencias para que cada día más personas opten por esta práctica amigable con el ambiente. 

En el marco del proyecto pedagógico productivo “Producción de abonos orgánicos a partir de la ovinaza” que se está implementando en la Institución educativa Puerto Colombia (sede ubicada en la vereda Puerto Colombia en el municipio de San José de Uré), el 24 de septiembre se desarrolló un taller sobre manejo de carneros y elaboración de abonos orgánicos en la Granja Petrona. En esta actividades participaron 25 personas entre docentes, estudiantes, padres de familia y representantes del cabildo indígena de la comunidad.

El objetivo del proyecto es “Crear un ambiente formativo que fomente la construcción participativa de conocimientos, habilidades y competencias ciudadanas, laborales y ambientales dentro de la comunidad educativa de Puerto Colombia”, este proyecto beneficia directamente a 7 educadores, 111 estudiantes y 36 familias.

Cerro Matoso y su Fundación entregaron ayer varias obras a la comunidad de Centro América, zona rural de Puerto Libertador: un andén de 940 metros lineales con su respectiva baranda, el cerramiento de 106 metros del centro educativo y la construcción de acceso a la cancha de fútbol, obras que redundarán en el bienestar de sus habitantes y, en especial, de los 96 estudiantes del centro educativo.


La entrega se llevó a cabo en el marco de un encuentro religioso y cultural organizado por los habitantes de la vereda Centro América para agradecer las contribuciones que Cerro Matoso y otras empresas que operan en la región han realizado en dicha comunidad.


Para el vicepresidente de Asuntos Externos de Cerro Matoso, Luis Marulanda, “este acto de agradecimiento por parte de la comunidad de Centro América fue muy especial. Agradecemos a  la comunidad por su reconocimiento. De la misma manera a la Alcaldía de Puerto Libertador, a Gecelca y Sator por sus contribuciones”.


Por su parte, el alcalde de Puerto Libertador, Reomedre Carrascal, aseguró que la alianza público privada para llevar a cabo estas obras es muy importante y contribuye al desarrollo de la región.  

Cerro Matoso y su Fundación siguen cumpliéndole a sus comunidades vecinas y muestra de ello es la importante intervención que vienen realizando en el corregimiento de Pueblo Flecha, municipio de San José de Uré, sur de Córdoba.

A la fecha 20 familias de esta población han recibido sus nuevas viviendas, la primera entrega se hizo el 7 de agosto y la segunda el 4 de septiembre. Las viviendas cuentan con pisos en material, techo de zinc, dos habitaciones, zona para el raspado de la caña flecha, baño enchapado, cocina, pozo séptico, tanque elevado y lavadero.

Sandra Corrales, gobernadora indígena del cabildo de Pueblo Flecha manifestó: “Me siento feliz porque puedo verle la sonrisa y la alegría de las primeras familias que reciben sus casas, una casa digna y con el apoyo de Cerro Matoso y la Fundación San Isidro, que son los que están aportando económicamente y de la comunidad poniéndole todas las ganas, el esmero y el corazón bien grande para obtener este gran sueño”.

Adicionalmente a la construcción de las viviendas, y como parte de la transformación de Pueblo Flecha, Cerro Matoso, por medio de la Fundación Cerro Matoso, mejoró las 2 calles principales del corregimiento y, en el marco de la Alianza por lo social, se ejecutarán obras entre las que se encuentran la intervención de la escuela con la construcción de nuevas aulas, la remodelación del aula de informática y el sistema de abastecimiento de agua para esta comunidad.

En cumplimiento de uno de los acuerdos consignados en el acta de entendimiento suscrita entre Cerro Matoso, el gobierno nacional y las comunidades indígenas cercanas a la operación, la Compañía entregó el pasado 5 de septiembre a la comunidad del corregimiento de Torno Rojo, zona rural de Puerto Libertador, un box coulvert de 300 metros lineales, que contribuye directamente al bienestar de sus 1.000 habitantes. La obra, ejecutada por medio de la Fundación Cerro Matoso, se construyó para mitigar la acumulación de aguas lluvias y las inundaciones que ponían en riesgo la seguridad y salud de la población.

Una de las líderes comunitarias y concejal de Puerto Libertador, Ludys Contreras, afirmó que, antes de la obra, debido a las aguas empozadas, los niños sufrían de dengue y rasquiña. “Ahora, gracias a Cerro Matoso, eso mejoró. Falta que la comunidad tome conciencia de que las basuras no deben arrojarse allí”.

“No tengo palabras para agradecerle a Cerro Matoso. Hoy inauguramos nuestro proyecto que es una maravilla. Le damos gracias a Dios. Hoy Torno Rojo cambió la cara. Aquí trabajó toda la comunidad y se generó empleo”, aseguró el gobernador local del cabildo de Torno Rojo, Eluvín Camargo. Adicional al beneficio para los habitantes de Torno Rojo, durante la construcción del box coulvert se crearon 22 empleos directos, 18 de los cuales se contrataron directamente en la comunidad.

La entrega de la obra generó diversas manifestaciones de alegría entre los habitantes de Torno Rojo. Una de ellas fue una obra de teatro que representó la realidad antes y después del box coulvert. Durante la entrega también asumieron el compromiso de cuidarla, evitar que se sigan arrojando basuras y organizarse en grupo para hacerle limpieza permanente.

“Es para Cerro Matoso un orgullo entregar esta obra tan esperada por la comunidad de Torno Rojo”, aseguró el Vicepresidente de Asuntos Externos de Cerro Matoso, Luis Marulanda. “Para que las obras que se realicen en las comunidades y sean sostenibles, todos tenemos que poner, la empresa, las alcaldías municipales y la comunidad”, concluyó.

Lanzamiento

Después de una amplia trayectoria que le ha significado nueve reconocimientos nacionales e internacionales por sus programas sociales, la Fundación San Isidro se transforma en Fundación Cerro Matoso.  Esta nueva imagen corporativa busca reflejar la relación directa con la empresa y fortalecer la comunicación y el relacionamiento con sus grupos de interés, en especial, con las comunidades. 

La Fundación Cerro Matoso continuará ejecutando la gestión de desarrollo comunitario de la empresa y acompañando su objetivo de crecer de la mano con los municipios del Alto San Jorge, implementando los compromisos sociales de Cerro Matoso y enfocada en proyectos dirigidos a las zonas urbanas de Montelíbano, Puerto Libertador, La Apartada, San José de Uré, y a los 7 corregimientos y veredas vecinas a su operación. 

Ahora en línea 

Aprovechando el cambio de imagen, la Fundación presenta la página www.fundacioncerromatoso.org, un nuevo medio de comunicación que da cuenta de las acciones de Cerro Matoso en materia de desarrollo comunitario. Allí los visitantes podrán encontrar una descripción de las áreas, proyectos y avances que surgen de la gestión transformadora que adelanta la Fundación en el sur de Córdoba en beneficio de las comunidades. 

 

 

emisora

La Fundación Cerro Matoso finalizó las obras de readecuación del Centro de Salud de Bocas de Uré, corregimiento del municipio de San José de Uré, al sur del departamento de Córdoba. Esta obra, estratégica para la salud de los habitantes de la región, también está en la lista de acuerdos consignados en el Acta de Entendimiento entre Cerro Matoso, el gobierno nacional y las comunidades indígenas.

Con respecto a este proyecto, el director de Salud de San José de Uré, Augusto Mendoza, aseguró: “Celebramos y damos gracias a Cerro Matoso por este importante aporte a nuestro municipio, en lo que respecta a la salud. Era una de nuestras necesidades prioritarias”.

Según el funcionario, el puesto de salud de Bocas de Uré, corregimiento que tiene unos 500 habitantes, estará operando inicialmente articulado con la institución privada que presta los servicios de salud en la cabecera de San José de Uré. “La institución prestará servicios de primer nivel a los habitantes de esta zona”, explicó.

El funcionario explicó que también está en la agenda construir el centro asistencial en la cabecera municipal. Para este proyecto, Cerro Matoso a través de la Fundación Cerro Matoso adelantó un proceso de fortalecimiento a la dirección de salud, capacitación en atención primaria y en participación ciudadana a líderes de la comunidad y ahora tiene pendiente la donación de un lote, que ya se encuentra en trámites de escrituración.  

Sin embargo, Mendoza recalcó que la tarea desde los organismos de salud es fomentar programas de promoción y prevención para evitar que la gente se enferme y cada vez tenga que acudir en menor medida a los centros de salud.

 

 

La educación es una prioridad para Cerro Matoso

Dentro de las estrategias implementadas por Cerro Matoso el Banco del Tiempo es una estrategia que surge del Plan de Apoyo Educativo (PAE), operada por la Fundación Cerro Matoso

¿Qué es el Banco del Tiempo?

El Banco del Tiempo es una estrategia que surge del Plan de Apoyo Educativo (PAE), operada por la Fundación Cerro Matoso. A diferencia del PAE, donde los empleados de Cerro Matoso y sus tres fundaciones sociales donan dinero, aquí, las personas donan tiempo para apoyar el refuerzo académico en biología, física, matemáticas, química, lenguaje, sociales e inglés a 240 jóvenes estudiantes de undécimo de tres instituciones educativas de Montelíbano, con el fin de que vayan mejor preparados a presentar la Prueba Saber 11 y los exámenes de admisión a las universidades públicas.

El grupo de voluntarios que dona parte de su tiempo al Banco del Tiempo, ya sea en las noches después de trabajar o los sábados, está conformado por empleados y contratistas de Cerro Matoso, estudiantes de la Fundación Educativa Montelíbano y miembros de la comunidad. 

¿De dónde nace la iniciativa Banco del Tiempo?

El Plan de Apoyo Educativo (PAE), mediante el Banco del Tiempo busca preparar mejor a los estudiantes para las Pruebas Saber 11 y los exámenes de admisión a las universidades públicas, con el objetivo de que continúen con estudios superiores, técnicos o tecnológicos y contribuir a la prevención de los problemas derivados de la falta de acceso a la educación. 

Cada año se gradúan en Montelíbano entre 600 y 700 bachilleres de 14 instituciones educativas tanto urbanas como rurales. En 2011 obtuvieron en promedio un puntaje  de 43.31 en las pruebas Saber 11, ubicando a Montelíbano en el nivel medio.

En la región, sólo el 11% de los estudiantes que terminan el bachillerato cada año accede a educación superior y parte del 89% que no accede pasa a engrosar las filas del desempleo o es más vulnerable a caer en problemas psicosociales como la drogadicción, el empleo informal y el embarazo adolescente. 

Como una forma de aportar al mejoramiento del desempeño académico de los estudiantes de Montelíbano, se gestó esta iniciativa, que básicamente aprovecha el talento y sensibilidad social de los profesionales del municipio que se desempeñan en distintos contextos laborales para ser facilitadores del Banco del Tiempo. 

Para asegurar a las familias involucradas una fuente sostenible de ingresos y seguridad alimentaria y la Fundación Cerro Matoso, en alianza con el Ministerio de Agricultura, han promovido la actividad piscícola y motivado a los productores, una vez maduros a asociarse. Así, en la zona se han conformado la Asociación de Productores Agropecuarios del Alto San Jorge (PAAS) y a la Asociación de Productores Piscícolas y Agropecuarios de la Vereda Centro América (Asopescame) que ya han visto las ventajas de trabajar unidos.

Fundación Cerro Matoso, Todos los derechos reservados