DESARROLLO ECONÓMICO
EDUCACIÓN
FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL
SALUD Y AMBIENTE

La Fundación Cerro Matoso viene desarrollando el ciclo de talleres “Construcción de las estrategias didácticas articuladas a los proyectos pedagógicos productivos” con lo que se busca contribuir con la calidad de la educación en 7 comunidades cercanas a la operación de la empresa Cerro Matoso.

La formación está dirigida a docentes de Instituciones educativas rurales cercanas al área de influencia de Cerro Matoso, donde la compañía construyo y dotó cinco aulas viveros.

Estos espacios son una especie de huertas donde los maestros desarrollan sus clases en las diferentes materias, son lugares de formación integral, abiertos y colaborativos que permiten un proceso autónomo en sus estudiantes, para el desarrollo de las inteligencias colectivas, que cuestionen su realidad, que sea ejemplo de curiosidad y de buenas prácticas de aprendizaje.

Como resultado de estas capacitaciones se elaboraron los planes de clases y de áreas de primaria y secundaria en las cuatros áreas básicas (matemáticas, castellano, sociales y ciencias naturales) y se contribuyó con la formación de docentes autónomos y con herramientas pedagógicas claras, coherentes, acordes al contexto rural de su Institución.

Los talleres han sido orientados por 4 asesores con experiencia en el tema a nivel nacional, es importante desatacar el apoyo brindado por la Secretaría de Educación Departamental durante el proceso. 

- Comunidad, autoridades, líderes, proveedores y contratistas y medios de comunicación podrán conocer de primera mano los datos relevantes. 

- Serán dos sesiones: una en Montelíbano el 4 de agosto y una en Montería el 21 de agosto.

- Destaca la inversión social por 14.452 millones de pesos en diversas iniciativas relacionadas con educación, salud, fortalecimiento institucional, desarrollo económico e infraestructura.

Por segundo año consecutivo y, en cumplimiento del compromiso del Contrato 051 de reportar su desempeño anual en sostenibilidad, el presidente de Cerro Matoso, Ricardo Gaviria Jansa, presentará los resultados de su gestión económica, ambiental y social correspondiente al año 2014, durante dos sesiones que se realizarán el 4 y el 21 de agosto en Montelíbano y Montería, respectivamente. 

Estos resultados, incluidos en el reporte de sostenibilidad 2014, se divulgarán a los distintos grupos de interés: comunidad, academia, autoridades, líderes, gremios, proveedores y medios de comunicación y habrá mesas de discusión para aclarar las dudas de cada grupo frente a los distintos temas. 

En Montelíbano la sesión incluye un conversatorio con el experto en desarrollo humano, derecho y legislación indígena Gabriel Muyuy, dado el interés de la Compañía en reconocer la diversidad étnica y trabajar con enfoque diferencial en la población indígena, afrodescendiente y campesina que habita en las comunidades vecinas a su operación. 

La revista Gerente publicó un artículo escrito por Milena Clavijo que a partir de testimonios de expertos explica algunos criterios de elección para poner en marcha proyectos de responsabilidad social empresarial (RSE), describe aspectos clave que lleva a elegir aquellas oportunidades que tienen mayor potencial, para garantizar la continuidad de las iniciativas en el tiempo y, por ende, maximizen el impacto de los proyectos en las comunidades.

Una vez que una compañía ha decidido involucrarse en iniciativas de RSE, lo que sigue es elegir el o los proyectos con los que comenzará. Decidir entre el amplio espectro de posibilidades que brida un país como el nuestro es complejo, no porque nohaya opciones, sino porque como en cualquier caso, los recursos son limitados y hay que encontrar la mejor manera de usarlos para maximizar su beneficio.

Sobre el tema, javier Uribe. Director de la Fundación Chevrolet, afirma que “escoger donde están las oportunidades de la empresa responsable y cuál es su rol para generar un valor agregado a la sociedad no es fácil. Debe ser la respuesta a las expectativas de los grupos de interés, complementaria de la labor que desarrolla el Estado, y también debe ser medible y susceptible de atraes potenciales aliados. cuando esto no de realiza con rigor, se presentan salidas en falso, el impacto no se ve en el corto plazo y los proyectos se vuelven insostenibles”.

Hace 32 años, José Martínez Peñaranda inició su trabajo en Cerro Matoso, hoy a pocos días de haber culminado su ciclo en la organización es protagonista de esta historia de emprendimiento que compartimos con ustedes.

Este hombre es apasionado por los negocios y modelo de emprendimiento, cualidades que lo llevaron a buscar su independencia laboral invirtiendo adecuadamente sus ganancias. 12 años atrás invirtió en bienes raíces, arrendando 4 apartamentos que le generan ingresos estables, actualmente construye cuatro apartamentos más para incrementar el negocio en el barrio El Paraíso y Villa Hermosa.

Junto a su compañera Teresita Tirado, cómplice de esta aventura empresarial, comenzó a desarrollar la idea de crear una tienda de gran surtido, ya que inicialmente en el lugar donde residen habían pocas viviendas y no existía granero, hoy en día lo que fue un proyecto se convirtió en el mayor suministro de víveres y abarrotes, satisfaciendo las necesidades de su localidad.

Desde Montelíbano, en el Valle del Río San Jorge en Córdoba, se llega a San José de Uré, el municipio más joven de este departamento. Hasta este lugar, donde la mayoría de sus pobladores son campesinos, indígenas y afrodescendientes, llegó el programa Ser + Maestro de la Fundación Proantioquia.

¿Cómo llegó Ser + Maestro a esta población?

Mediante una alianza entre la Fundación Cerro Matoso y Proantioquia se consolidó un grupo de trabajo con 42 maestros y 3 directivos de la institución educativa Etno Educativa San José de Uré. Estos educadores vivieron el programa Ser + Maestro, favoreciendo susr dimensiones humanas a través del fomento de sus competencias socioemocionales y su liderazgo, tanto pedagógico como social.

Cuenta Juan Guillermo Araque, formador de Ser + Maestro y quien estuvo al tanto del proceso que "trabajar con los maestros de San José de Uré fue una gran experiencia de vida, porque fueron ellos quienes manifestaron la necesidad de una formación más humana para fortalecer sus principios, su capacidad de relacionarse con ellos mismos, de conocerse y valorarse más."

Los habitantes de Montelíbano, Puerto Libertador, San José de Uré y La Apartada (municipios de influencia directa de Cerro Matoso) tienen ahora a su disposición el Mecanismo de Quejas de Cerro Matoso, una sencilla herramienta de la Empresa para relacionarse con sus vecinos, una ventana abierta para aclarar dudas y recibir quejas con el fin de darles una repuesta y/o solución oportuna.

Esta vía de comunicación se complementa con otras existentes para las comunidades, al igual que los procesos de Diálogo directo y las visitas a la planta, que ha surgido como nuevas alternativas para mejorar los modos de relacionarse.

Una queja debe cumplir con 4 requisitos:

  • Directa: debe ser emitida directamente por un miembro de la comunidad a un representante de Cerro Matoso o de la Fundación Cerro Matoso.
  • Acciones de la Empresa: el impacto debe estar directamente relacionado con algo que esté haciendo Cerro Matoso.
  • Municipios del área de influencia: la queja debe ser interpuesta por un residente de Montelíbano, Puerto Libertador, San José de Uré, La Apartada o de las 7 veredas o corregimientos vecinos a la operación.
  • Impacto negativo: debe estar relacionada con un impacto adverso que esté ocasionando Cerro Matoso en determinada comunidad.

28 maestras participaron ayer en el primero de 4 eventos de la Red de Preescolares del Alto San Jorge, apoyados por la Secretaría de Educación Departamental y el programa Prensa Escuela de El Meridiano de Córdoba. Esta actividad fue posible gracias a un convenio firmado entre la Gobernación y el programa que incluye componentes para el fortalecimiento docente en la región, entre ellos, capacitación en temas pedagógicos y didácticos, sistematización de experiencias educativas y manejo de plataforma virtual para generar productos que consoliden resultados y generen visibilidad global a través de la Internet.

Para Anabel Maussa, jefe de Prensa Escuela, “este fortalecimiento está orientado básicamente a apoyar a las redes académicas, en este caso desde el nivel de preescolar, está focalizado el Alto San Jorge y convoca a todos los docentes que son en su mayoría mujeres del área de preescolar para que participen y retomen la red y así poder ayudarles a ellos a mejorar su quehacer docente”. 

La Red de Preescolares es un voluntariado, liderado por un grupo de profesionales de la educación de Montelíbano, apoyado logística y administrativamente por Cerro Matoso, a través del equipo de Educación de la Fundación Cerro Matoso.

“Es un momento maravilloso porque adquirimos una visibilidad como Red, igualmente estamos recibiendo una capacitación muy interesante alrededor de cómo perfeccionar nuestras prácticas para documentar de una manera idónea nuestro saber pedagógico y nuestra experiencia en el área de clases y de esta manera poder adquirir una mayor legitimidad en el ámbito pedagógico a nivel departamental y nacional”, expresó Diana Patricia Mejía, representante del equipo líder de la Red de Preescolares del Alto San Jorge.

 

 

Para continuar con el proceso de fortalecimiento a los comités de agua, salud y saneamiento, iniciado con la ejecución del Proyecto de Abastecimiento de agua apta para el consumo humano en comunidades aledañas a la operación de Cerro Matoso, el 14 de julio inició un ciclo de capacitaciones dirigidas a los integrantes de los comités, líderes comunitarios y representantes de las organizaciones de base de Pueblo Flecha, Puente Uré, Puerto Colombia, La Odisea, Centro América y Torno Rojo - sector la Estrella; con el fin de reforzar los aspectos organizativos, administrativos, de operación y mantenimiento de las obras de abastecimiento de agua.

En este primer ciclo las jornadas van desde el 14 al 17 de Julio, enfatizando en temas relacionados con la importancia de la organización comunitaria, los componentes de los sistemas de abastecimiento de agua, funcionamiento y sostenibilidad de los sistemas, tipos de organizaciones para la gestión de los servicios de abastecimiento de agua y formas de seleccionar la opción administrativa más adecuada al contexto de cada una de las comunidades intervenidas.

Como resultado de un trabajo conjunto entre la comunidad indígena Zenú de Centro América y el equipo de Cerro Matoso, se protocolizaron los acuerdos de consulta previa para el proyecto de expansión minera “La Esmeralda”. La intensa participación de las autoridades, de la comunidad indígena de Centro América, corregimiento de Puerto Libertador y el equipo de la Empresa, hicieron posible este logro, que en su gestión aseguró el diálogo y permitió la comprensión del proyecto, de sus implicaciones y beneficios. Con base en estos fundamentos se diseñaron y concertaron medidas de manejo que constituyen la base fundamental del acuerdo alcanzado. Dichas medidas son las herramientas que garantizarán el respeto a los derechos de dicha comunidad, el fortalecimiento de su autonomía y la protección de su cultura y valores en el marco de la ejecución.

Para Cerro Matoso el haber protocolizado las consultas previas con las parcialidades indígenas Zenú de Puente Uré y Centro América constituye la continuación y el fortalecimiento del diálogo social que actualmente adelanta con sus vecinos, proveyendo nuevas alternativas para asegurar su sostenibilidad y la de la operación.

La Compañía está plenamente convencida de que mediante la participación comunitaria y la transparencia es posible armonizar la minería con ambientes culturalmente sensibles.

Una vez concluidas las 2 consultas previas con las comunidades potencialmente afectadas por el proyecto (Puente Uré y Centro América) según certificación del Ministerio del Interior, Cerro Matoso enviará la solicitud de licencia ambiental a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), que es el requerimiento final del proceso aprobatorio del proyecto La Esmeralda.

Para Luis Marulanda, Vicepresidente de Asuntos Externos de Cerro Matoso, “es motivo de gran alegría el haber protocolizado exitosamente esta consulta, resultado que reconfirma nuestro inquebrantable compromiso con el fortalecimiento de las organizaciones y de la cultura de las comunidades presentes en el área de influencia directa de nuestras operaciones, en el marco del respeto a los derechos humanos y a la identidad cultural”.

Mensajes de niños y niñas de Centro América

El viernes 10 de julio, 33 familias de Puerto Colombia (zona rural del municipio de San José de Uré) recibieron oficialmente de la Fundación Cerro Matoso los mejoramientos a sus viviendas, uno de los compromisos pactados en el acta de entendimiento entre Cerro Matoso y las comunidades vecinas a su operación.

Según la necesidad de cada casa se repararon pisos, techos, paredes y baños, también se instalaron puertas, ventanas, se arregló un caballete y en 10 casas se construyeron filtros para mitigar las fisuras.

Para Magolina Rosa de Hoyos, beneficiaria de un mejoramiento dijo al recibirlo: “Es un sueño hecho realidad, estoy muy contenta con mi casa. Muchas gracias a Cerro Matoso y que sigan haciendo realidad los sueños de las personas que lo necesitan”.

Cerro Matoso, como parte de su proceso minero industrial, realiza voladuras y desde el año 2013 monitorea permanente el área de Balsillas, ubicada a 600 metros de Pueblo Flecha, la comunidad más cercana a la operación. Este monitoreo consiste en medidas de vibración y sobrepresión (ruido).

Tal y como lo realiza Cerro Matoso, el decreto 2222 de higiene y seguridad para minería a cielo abierto  establece que en las comunidades donde se utilicen explosivos se deben medir periódicamente las vibraciones y controlarlas para evitar efectos sobre las edificaciones y fuentes de agua.

Como una muestra más de su compromiso con la seguridad de las personas, Cerro Matoso realiza mediciones a por lo menos al 80% de las voladuras y tiene como referentes la norma alemana DIN 4150 y la norma española UNE 22-381-93, cumpliendo lo que indican estos exigentes estándares internacionales.

El proceso

La empresa cuenta con un software de simulación, donde se verifican las vibraciones y ruido esperado de la voladura. Posteriormente, en el proceso real de voladuras participa personal certificado y autorizado por el SENA, una unidad de fuerzas militares especialistas en explosivos y personal de la compañía, todos calificados para dichas labores. Durante la ejecución, el área es bloqueada y no deben quedar equipos en un radio de 300 metros como tampoco personas a 500 metros, para lo cual se realiza y divulga un plano de despeje del área. Antes de la voladura un supervisor verifica en campo la no presencia de personas y una vez ejecutada, nuevamente el supervisor revisa el área para que puedan ingresar los equipos a operar. 

Finalmente se recoge la información de vibración y ruido que genera la voladura.

Desde el 2012 Cerro Matoso instaló un sismógrafo a 600 metros de la comunidad de Pueblo Flecha, cuyo objetivo es llevar registros de la energía que se produce durante las voladuras. Los resultados de las mediciones indican que las vibraciones cumplen consistentemente con los estándares internacionalmente reconocidos sobre la materia es decir, las voladuras que realiza la empresa no están generando afectación por vibraciones y/o ruido en dicha comunidad.

El libro Cerro Matoso, 30 años creciendo junto a Colombia, publicado por la empresa en 2013 con Villegas Editores, obtuvo el segundo puesto en la categoría de libros de negocios del International Latino Book Awards que se entregaron en San Francisco (Estados Unidos) durante la Conferencia de la Asociación de Bibliotecas Norteamericanas.

En el certamen, que se realiza hace 17 años, participaron editores de 18 países. Los trabajos editoriales fueron evaluados por 192 jueces, los libros concursantes debían ser sobre temas o autores latinoamericanos que se hayan publicado en español y en inglés en el 2014.

Noticia relacionada

Villegas Editores, el más premiado del certamen

Como una acción de apoyo de Cerro Matoso a los procesos etnoeducativos de la comunidad indígena Zenú, desde el lunes 6 hasta el jueves 9 de julio, la Fundación Cerro Matoso coordinó una capacitación en etnoeducación y desarrollo sostenible, dirigida a autoridades indígenas de Boca de Uré, Pueblo Flecha, Puerto Colombia y Puente Uré, (del municipio  San José de Uré) y  La Odisea, Torno Rojo y Centro América (de Puerto Libertador).

Con este proceso formativo se busca fortalecer los conocimientos y afianzar el saber sobre su cultura e identidad. La metodología se orienta a desarrollar una visión basada en las necesidades de la comunidad y que posteriormente se pueda desarrollar una propuesta para las instituciones educativas. 

Las reflexiones sobre etnoeducación Zenú y desarrollo sostenible permitieron a los asistentes redescubrirse a lo largo de la capacitación, a través de un “convite” de pensamiento. Participaron líderes, docentes de la etnia, asesores indígenas y funcionarios de la gerencia de desarrollo comunitario de Cerro Matoso, bajo la orientación del Dr. Damian Filut, subdirector del Centro Aharon Ofri del Estado de Israel, experto en educación para el desarrollo sostenible y trabajo con pueblos originarios del mundo. 

Ambos temas se fueron transformando en una idea integral que permitió a todos los actores escudriñar en ella; encontrando la fuerza ancestral que brinda la identidad de los pueblos originarios y en particular la identidad del pueblo Zenú, la cosmovisión, prácticas, usos y costumbres que la componen.

Con el fin de lograr la transparencia en la labor de monitoreo, Cerro Matoso concertó con las comunidades su participación mediante un rol de veedores que les permite verificar la efectividad de los controles de emisiones a la atmósfera que tiene en la operación.

Para el fin, habitantes de Puerto Colombia, Bocas de Uré, Puente Uré y Pueblo Flecha participaron en capacitaciones donde aprendieron a revisar el desempeño del contratista responsable de este monitoreo. Los equipos fueron instalados en el área donde se encuentran las viviendas de la comunidad o en un área próxima.

Se viene haciendo una medición directa de la calidad del aire en las 4 comunidades más cercanas (en un radio de 5 Km) y/o viento abajo de la operación.

Cerro Matoso ha programado la realización de un monitoreo de calidad de aire en cuatro comunidades alrededor de su operación. Esta actividad es adicional al monitoreo que realiza la  Empresa de manera permanente en red de monitoreo ambiental.

En estas estaciones se determinará la concentración de material particulado respirable, con tamaño menor a 10 micras (PM10), que es el tipo de partícula que puede ingresar a las vías respiratorias de los seres humanos. Este valor está reglamentado en Colombia con un máximo permisible de 100 microgramos por metro cúbico (ug/m3) para un muestreo de 24 horas.

Mediante un análisis de las condiciones meteorológicas de la región se determinó realizar una primera etapa durante los meses de febrero y marzo de 2015, cuando se presentan las mayores velocidades de viento y lluvias escasas, y una segunda etapa en los meses de abril y mayo de 2015 cuando las velocidades del viento se reducen y se presentan lluvias.

El proyecto planea:

  • Recolección de 30 muestras en total para las dos etapas.
  • Tomadas y analizadas por la firma K2 Ingeniería, acreditada por el IDEAM.
  • Los resultados de los monitoreos serán revisados en conjunto con los veedores y socializados con sus comunidades.

 

Fundación Cerro Matoso, Todos los derechos reservados